Uno de los lugares que son sinónimo de catástrofe y ciudad fantasma es Chernobyl, donde ocurrió la gran catástrofe que todos sabemos. Tras más de 20 años después, hay personas que siguen sufriendo las consecuencias y son los niños los que llevan en sus genes aquellas radiaciones. A pesar del paso del tiempo, todavía hoy el riesgo de que estos niños tengan enfermedades es bastante alta.

chernobyl.jpg

Son muchos los niños que han nacido en zonas cercanas, donde la vivienda es barata debido a que el nivel de radiaciones es alto. Las malformaciones que se presentan en los embarazos cuyas madres han estado expuesta, son bastante comunes. En este breve vídeo podemos ver que todavía hoy las consecuencias de Chernobyl siguen más vivas que nunca y por supuesto tendrán que pasar muchos años para que las consecuencias desaparezcan de los genes